BreVajes de Zaiper, para tomar en caliente

Matar una paloma


I


Él mató una paloma
y no la mató sin querer
tampoco por gusto
él mató una paloma y lo hizo con gracia
la mató a pedacitos
le mató las alas
le expropió la cabeza
le exorcizó los ojos y la boca

era una paloma blanca
representaba la paz sin saberlo ella
tan paloma
y por eso él no mató solamente al ave blanca
mató a la metáfora de la paloma
mató las plumas
mató cientos de años de acuerdos
de formulismos
de aproximaciones y fusilamientos
mató las guerras
el óxido de las fronteras
el papel picado de las religiones
la miseria
el hambre
de comerse a las palomas
el miedo
de escaparle a las palomas
de ser picoteado por palomas


II


el hecho lo disparó una cagada
una paloma que al vuelo le dio en el centro del ojo
y entonces él pensó que si miles de palomas cagaran al mismo tiempo
el mundo sería una verdadera montaña de mierda
lloverían mierdas de palomas
mierda de palomas blancas
como una paz de mierda de paloma

y por eso se aseguró de matarla en tierra
para no sentar el precedente
de matar
a una paloma en pleno vuelo

y una sola paloma no haría diferencia
pero cientos o miles de palomas de colores
desparramando sangre
cayendo con sus picos en punta desde los confines del cielo
serían una verdadera catástrofe

miles de picos sobre nuestras cabezas
atravesando nuestras cabezas
picando cada intersticio entre los pelos de nuestras cabezas
para que después
otra bandada de palomas
grises y gordísimas palomas
pasen a llenarnos de mierda los agujeros


III


y cómo él también era paloma
esto no fue una simple cacería
fue un homicidio
y hubiese sido mejor un acto de homofagia
de canibalismo
pero no: él no tenía hambre
no la mató para comerla
la mató por simple gusto
y por no saber que hacer con ella
como un verdadero ejemplo de rebeldía
por derecho propio
por su instinto de supervivencia

21 comentarios:

Publicar un comentario