BreVajes de Zaiper, para tomar en caliente

Rojita

Después de haber sido desviada por el lobo, Caperucita llegó cansada a la casa de la abuela. Golpeó la puerta. Salió el lobo. Se miraron. Entonces, Caperucita abrió bien grandes sus piernas y se lo comió.

Texto de Sebastián Barrasa "el Zaiper"
http://dialectivos.blogspot.com


Ilustración de Sandra "la gata de Cheshire"
http://sandrabecchia.blogspot.com/

12 comentarios:

Publicar un comentario