BreVajes de Zaiper, para tomar en caliente

Despertar

Iniciando mi cuarto viaje al sur argentino
enero / 2004

…y al abrir los ojos veo que el cielo es celeste; que ya no es rojo como lo fue siempre. Que los pastos, ahora verdes, dejaron ya su tonalidad azul manzana. Y que las montañas son grises y sus lágrimas blancas. Y que los lagos y las vacas y las flores... todo así y tan nuevo. Como si hubiese despertado desde el sueño de un otro, y tras la ventanilla viera pasar los fotogramas de una película en la que ya no soy protagonista…

6 comentarios:

Publicar un comentario